[Análisis] Xeodrifter

 

Xeodrifter logoCuando supe de la existencia de Xeodrifter y me puse a los mandos por primera vez, me las prometía muy felices. Estética retro pero con encanto, mecánicas copiando a los metroidvania, un estudio y diseñador detrás que pocas veces me había defraudado… ¿Qué podría salir mal? Todo apuntaba a una joyita dentro del catálogo de la eShop. Pero para mi desgracia, sí que tiene pegas y alguna de ellas graves.

Lo bueno, si breve, dos veces bueno… en ocasiones

xeo_screen_02

De un juego que te supone un desembolso 9 euros me esperaba más contenido y ya no solo hablo de la duración –2 horas en 3 sesiones en mi primera pasada- que hasta lo podría perdonar. Me refiero a una decisión de diseño que bajo mi punto de vista hace de Xeodrifter un juego peor de lo que podría haber sido. Jools Whatsham se ha quedado a gusto usando el manido recurso de coger un enemigo y cambiarlo de color para justificar su mayor poder de ataque y hacernos creer que estamos ante algo “nuevo”. El problema es que ese recurso del que hablo lo usa con los 7 jefes a los que tenemos que hacer frente durante la corta aventura. Visto uno vistos todos. Y como digo podría obviar

Lo que sí se puede decir es que no se hace tedioso, solo faltaba. El personajillo rojo que manejamos y el título en general, se mueve con mucha fluidez; y es un gustazo correr por los 4 minimundos que dan vida a Xeodrifter. Además, a medida que vamos encontrando los distintos power-ups se nos hace más fácil recorrer cada rincón y lo hacemos con mayor rapidez. Esta velocidad de movimiento juega un papel fundamental en la dificultad. El personaje no es capaz de aguantar muchos golpes y al contrario que en su modelo de inspiración, Metroid, no recibimos vida de los enemigos. Entre eso y que los checkpoints son muy limitados: uno justo antes de las salas donde se encuentra los jefes y otro en la nave con la que cambiamos de mundo, es muy fácil morir ante algún enemigo menor si no estamos atentos. Incluso si la pifiamos en nuestro camino de vuelta a la nave tras derrotar al jefe, nos tocará volver acabar con él. Si no llega a ser por errores debido al desconocimiento y fallos en los que tuvo que ver mi habilidad; lo habría acabado en la mitad de tiempo sin forzar demasiado.

xeodrifter3

Más allá de mis críticas a su escasa duración, el juego tiene puntos favorables que son realmente buenos y llevaría a un posible Xeodrifter 2 a un nuevo nivel de arreglar lo ya comentado. Por ejemplo, el sistema de disparos y mejoras. Contamos con hasta 5 tipos de disparos que se pueden mejorar y mezclar para crear nuevos ataques y guardar esas combinaciones en 3 sets para usar según el momento lo requiera. Esos ajustes se pueden hacer en tiempo real, sin pausar para nada el juego, lo que ahonda aún más en es fluidez de la que hablaba. Es muy divertido jugar con las diferentes posibilidades que ofrece el sistema y ver en pantalla el resultado de nuestra elección. Y si habéis probado Mutant Mudds, también de Renegade Kid, no os sorprenderá el buen uso de del efecto 3D y y los cambios de plano. 

Ahora bien, la pregunta del millón es: ¿lo recomendaría? Sí, pero no al precio que se vende en la eShop actualmente. Esperaría a alguna oferta en Steam en la que bajara de precio drásticamente. Contad con que os llevará 2-3 horas a lo sumo y no tiene ningún tipo de NewGame+ o valor rejugable por lo que es probable que sea una experiencia de usar y tirar.

Comparte hijo de koopaTweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedIn

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *