La fórmula del éxito.

formula del exito

Sí, como no, toca hablar de Nintendo. Esa empresa que engorda engullendo el dinero de sus jugadores mas acérrimos. Su público se nutre de gente que juega de forma casual, algunos adultos y jóvenes ( según su publicidad hasta la propia Penélope Cruz ) y también niños. Los niños eran la mina a explotar, ahora son un grupo residual de consumidores. La mano invisible del mercado ha cambiado las consolas por smartphones. Sony y Microsoft se ven menos perjudicadas en este aspecto al participar en el negocio de los celulares, es solo un trasvase. En cambio Nintendo… Sigue ahí, férrea e inamovible.

En vez de renovarse ha comenzado a jugar con la melancolía de aquellos que pasaron su infancia entre sus brazos. Ese cementerio de elefantes, que quizás aún ve la vida en technicolor, ha respondido a la llamada y ha actuado como la empresa esperaba. Los recuerdos se agolpan con la mirada clavada en el escaparate. Las emociones son el instrumento más potente para el marketing, y Nintendo lleva la lección bien aprendida.

El devenir de la compañía es incierto. Su conservadurismo puede culminar en un estancamiento. O quizás una renovación cause furor ante el público. Aunque seguramente siga adelante, porque por mucho que no nos guste su planteamiento, Nintendo siempre le da a los juegos un atractivo que los hace únicos, un aderezo increíblemente adictivo que parece gustar a todos.

Comparte hijo de koopaTweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedIn

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *