[Opinión] Chibi-Robo! Zip Lash para 3DS

chibi robo logo

Nintendo tenía pocos lanzamientos para este final de año. Chibi-Robo! Zip Lash para 3DS era uno de ellos y ya de primeras se veía que era un título simplemente de relleno, para hacer bulto,  y que la sequía en las consolas de Nintendo no se notara tanto. Por otro lado, parece que esto es lo que se puede esperar de Nintendo en esta etapa de su vida. Pero como digo, pensaba que Chibi-Robo era un juego de relleno antes de poder echarle el guante -no por nada el juego salió a 20 euros- y pude confirmar mis miedos una vez terminado.

Personaje pequeño, jugabilidad pequeña

3DS_ChibiRoboZipLash_18

Chibi-Robo nunca ha sido una saga revienta mercados dentro de la larga lista de franquicias que tiene en su haber la gran N. El pequeño robot tiene sus seguidores, en efecto, pero son los menos. Aunque entiendo el por qué. El Chibi-Robo original era un juego muy especial. Esa sensación de estar metido en la maravillosa película de Disney “Cariño, he encogido a los niños” de Joe Johnston, paseando por entornos “reales” y verlo todo a una escala gigantesca; no tiene precio. Pero esa característica que lo hacía tan único se perdió en el camino durante el desarrollo de Chibi-Robo Zip Lash. Básicamente Chibi-Robo! Zip Lash es una simplificación del original en todos los sentidos. Los entornos 3D dejan paso a unos -pobres- 2D. Las herramientas que tenía Chibi como compañeras en el juego de Gamecube desaparecen en Zip Lash. Y la historia que ya no tenía mucha chicha en la primera entrega, tiene aún menos en este nuevo acercaminto de Chibi-Robo a los jugadores. El mayor problema de Chibi-Robo! Zip Lash es que descubre muy pronto las pocas armas con las que cuenta para entretener al jugador. Al poco de comenzar a jugar, ya conocemos todos los trucos que esconde Chibi-Robo y no hay ningún elemento que te motive a jugar, más que acabarte el propio juego.

¿Por qué digo esto? Ya desde el primer mundo vamos a ver prácticamente todos los diferentes ejemplos de plataformeo creados por Skip Ltd y cómo se usan los dos, y únicos, ataques del héroe robótico. Con uno lanzamos el cable a poca distancia pero muy rápido para acabar con los pocos enemigos que pueblan el mundo y el otro para jugar con los rebotes en las paredes y alcanzar zonas inaccesibles. A parte de eso no hay mucho más. En algún momento nos tocará ir sobre un patín, lancha, submarino o globo pero son los menos. Y casi que lo agradezco porque el control del globo y el submarino es un tanto… peculiar.

La Nintendo de los 6 mundos

chibi robo rueda destino

Cada vez está más claro que lejos quedan aquellos días en los que meterte en un juego de Nintendo significaba cruzar 8 mundos diferentes con sus respectivas fases secretas y en muchas ocasiones, un mundo extra. En este caso tenemos 6 mundos, con 6 fases cada uno, ambientados en diferentes zonas de la Tierra: Europa, América, Polo Norte… Un detalle muy curioso es el menú de selección de pantalla. A final de todas y cada una de la fases aparecen 3 ovnis. Uno grande de bronce, otro plateado y el último y más pequeño de oro que nos darán 1, 2 o 3 tiradas en la ruleta respectivamente. Esa ruleta de la que hablo tiene unos números que indican la cantidad de fases que avanzamos en el mapamundi por lo que si caemos en un 2 o un 3, nos saltaremos varias pantallas sin quererlo. Esto no es más que una manera de alargar la vida del juego y forzarnos a rejugar las fases pero con un poco de puntería, no tendremos problema para ir de una en una. Es una decisión de diseño bastante extraña y que con total seguridad no volveremos a ver nunca más.

Patatitas y gominolas por doquier

chibi robo-snack-1

Si por algo destaca Chibi-Robo, es por la cantidad de secretos, logros y chorraditas que incluye el cartucho. Quizás esto sea lo más llamativo del juego y lo que puede hacer que le echemos más horas de las 7-8 que nos puede llevar terminar el juego. En cada fase tenemos varios tipos de medallas/logros, desde que no recibamos ningún golpe hasta conseguir todas la monedas o mini-robots ocultos. Estas medallas nos pican a rejugar los niveles y rellenar el “album” con todas ellas. Pero esto no es lo único que nos motiva a seguir con el juego. No se al resto de personas que han podido jugar a Chibi-Robo pero a mí lo que más gracia me hace son los snacks secretos. Hasta 100 snacks tales como Chupa-Chups, Mentos o dulces japoneses con su correspondiente diseño 3D tanto del envoltorio como del producto en sí. Y junto a ellos, una descripción -previa entrega del objeto a unos juguetes animados- de qué son exactamente, su procedencia y demás detalles. En estos momentos donde la importación de productos comestible exóticos está en todo lo alto, es un puntazo tener tu propio catálogo de patatitas y gominolas para consultar e informarte para una posible compra.

A todo eso, se le une la posibilidad de vestir a Chibi con multitud de trajes diferentes, incluidos algunos con temáticas nintenderas. Los podemos conseguir por nuestra propia cuenta o a través de unos códigos que podemos compartir por Miiverse sin ninguna dificultad. La finalidad de este sistema, además de darle publicidad gratuita al juego, es que colaboremos entre nosotros para hacernos con todos. You gotta catch’em all!

 

El diseño de niveles es muy mejorable, la variedad brilla por su ausencia y… ¡qué demonios! realmente no destaca en ninguno de sus apartados. Entonces… ¿es un mal juego? No diría tanto. No es que mientras estás jugando te aburras o lo pases mal pero una vez terminado lo dejarás en la estantería y lo olvidarás para siempre. Es como ya dije con el párrafo que abría esta entrada, un juego de relleno, sin más. Si tienes la suerte de conectar con el juego, la cantidad de secretos que existen para conseguir el verdadero 100% es un gran aliciente y seguro que lo vas a disfrutar. En caso contrario, piensa que si no tienes nada a lo que jugar, cuesta 20 euros y no es un gran desembolso.

Comparte hijo de koopaTweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedIn

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *