[Opinión] Star Fox Zero

StarFoxZero

Star Fox Zero ha llegado a las tiendas hace un par de semanas con la responsabilidad de ser el que nos muestre verdaderamente de qué es capaz el WiiU Gamepad -de aquí en adelante tabletomando– y justificar de esta forma su existencia y la existencia de la propia WiiU. Pero no sólo era una manera de dejar claro que el tabletomando tiene su gracia sino también de comprobar la validez de una saga como Star Fox en los tiempos actuales en los que el género Arcade está siendo, cada vez, dejado más de lado.

Star Fox Zero es un nuevo reinicio de la saga en el que los guiños a anteriores entregas son constantes. Localizaciones, enemigos, vehículos… Todo es un golpe de nostalgia que puede que no sea de gusto de todos como ya se ha visto con el reboot/remake de Star Wars: El Despertar de la Fuerza. Justo antes de ponerme con la nueva entrega decidí darle un repaso y recordar Star Fox 64 3D, la considerada obra culmen de la saga, y ya no es solo que la historia sea la misma -en un juego de este tipo es lo de menos- sino que se repiten las situaciones y algunas de ellas con menos gracia incluso. Llega hasta el punto de que la manera de enseñarte a usar el turbo de la nave se te presenta con el mismo mensaje -con el mismo doblaje- y situación en ambos juegos. Es como estar jugando al mismo juego pero más bonito. Con esto quiero decir, ¿gustará a los fans de Star Fox su última entrega Zero? Por supuesto, es el Star Fox que todos estaban esperando pero puede que del mismo modo que me pasa a mí, estando a las altura que estamos, alguno esperara un título más épico, una muestra del poderío de Nintendo creando juegos, que no se quedara simplemente en un lavado de cara de Star Fox 64.

corneria-carousel-2

El mayor miedo que se tenía con este reboot era que el control estuviera metido con calzador. Que fuera otra de las imposiciones de Miyamoto. Afortunadamente, y no se sí más por mérito de Platinum o de Nintendo, manejar el Arwing con los giroscopios del tabletomando es ágil y está muy bien adaptado. Pero llegar a esa satisfacción requiere de mucha práctica y sufrir la gota gorda quizás demasiado para la mayoría de jugadores actuales tan acostumbrados a lo inmediato. La primera pasada al modo Historia resulta frustrante por momentos y el cambio entre vehículos puede volver loco a más de uno sobre todo en las fases con escenarios angostos en los que cualquier giro mal medido se te castiga con daño en tu barra de vida. Los controles del Arwing, el Gyrowing, el Landmaster y el Walker son tan similares y distintos a la vez que es lo más normal del mundo equivocarse con su funcionamiento. Pero una vez superado ese handicap marcado por el tabletomando -mucho más fácil de superar si has entrenado con Splatoon-, es gratificante disparar con tanta comodidad y rapidez a los enemigos antes siquiera de que se den cuenta de que están en tu punto de mira. Lo mejor de todo es que no hace falta ni desviarnos de nuestra trayectoria para disparar en cualquier sentido aportando un nuevo mundo de posibilidades.

El otro punto fuerte que se encuentra en Star Fox Zero es la rejugabilidad. Dar cuenta a todas las fases una vez no lleva más de 4 horas pero esto ha sido así en la saga desde sus inicios y no ha sido óbice para que se convierta en una de las IPs más potentes dentro del mundo de Nintendo. La gracia de Star Fox es rejugar, completar las pantallas con puntuaciones cada vez mejores, recibir las medallas por completar misiones específicas durante la misión. En resumen, volver a la esencia de los juegos Arcade donde la meta era dejar marcado en oro nuestro nombre en el primer puesto de la recreativa de turno, un pique continuo entre amigos y vecinos. Para tal fin, Star Fox Zero se ambienta en 20 fases en total con 70 medallas repartidas más un marcador final del número de bajas enemigos y puntuación con el que fanfarronear a nuestros allegados. Eso junto a sus mecánicas tan divertidas características de la saga y lo rápido y frenético que es; hace de Star Fox Zero un juego perfecto para partidas cortas e intentar mejorar cada vez más y más. Y sin falta de hacer aspavientos para conseguir manejar el Arwing. Incluso con los giroscopios se puede jugar estando echado con total comodidad.

corneria-carousel-3

Las pegas del juego son más visibles. Y es que técnicamente no destaca en ninguno de sus apartados. Ni es impactante visualmente, ni llega a la estabilidad de frames tan habitual en las obras de Nintendo. Hay rascadas importantes cuando hay mucha acción en pantalla y popping exagerado que afea el conjunto global. No se le nota tan pulido como los grandes juegos de WiiU y eso juega en su contra por mucho que haya que mostrar vistas distintas en las dos pantallas. Quizás con otro tipo de diseño artístico se podría haber ocultado estas carencias. Pero es que además salvo un par de fases en la que se nos da un chute de adrenalina inmenso, no veo una mejoría en lo ya visto en la versión de Nintendo 64/3DS. Se echa en falta más fases tan épicas e impactantes como Solar o Macbeth.

 

Star Fox Zero es el último caramelito que nos va a dejar Nintendo para WiiU y aunque no ha salido todo lo redondo que nos hubiera gustado, es un título que todo poseedor de la consola debía de tener en su estantería. No se le puede negar que resulta muy divertido aunque sea duro de meterle mano de primeras y que seguro que lo retomaremos habitualmente debido a su esencia arcade. Además, la espera por un Star Fox clásico y a la altura ha sido muy larga como para descartar un juego que si no está a la altura del anterior al menos se queda cerca. Y qué narices, que tampoco es que haya mucho entre lo que elegir en WiiU en estos momentos.

Comparte hijo de koopaTweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedIn

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *